4. GRADOS DE CONFIANZA

Ya hemos explicado anteriormente en qué se basa la confianza y los diferentes tipos  que se pueden encontrar tanto en una persona como en los demás. Es ahora el momento de explicar los grados de confianza que existen.

1. Exceso de confianza:   

El hecho de tener confianza es algo positivo en las personas ya que se muestra que crees en ti mismo y en los demás, y eso te ayuda a ser feliz. Sin embargo, se puede producir una situación de exceso de confianza que produzca efectos negativos.

Son varias las características que se pueden encontrar en una persona que posee exceso de confianza. Por un lado esas personas tienden a valorar sus capacidades superiores a las de los demás. Creen que las acciones que ellos llevan a cabo van a tener mejores resultados que las del resto, que hacen las cosas mejor que la media, con la seguridad de que nadie les va a reclamar ni exigir nada.

Se considera que las personas con exceso de confianza la han ido adquiriendo a lo largo del tiempo, al experimentar éxitos en nuevas actividades que han ido realizando.  Es entonces cuando la autoestima y el amor propio de las personas aumenta, al igual que lo hace la confianza. Cuando esas personas además disponen de información sobre los temas que van a tratar y tienen un mayor grado de control, les lleva también a tener un mayor nivel de exceso de confianza.

Estos factores que hemos comentado hacen que crezca el orgullo de las personas, lo que conlleva a actuar con exceso de confianza. Como hemos dicho, el hecho de llevar a cabo tus acciones con exceso de confianza no es algo positivo ya que puede llevar a alterar la información que recibimos a nuestro alrededor, para adaptarlo a nuestra manera de observar el mundo. Es decir, alteramos la información de tal manera que creemos que todo lo que hacemos es lo correcto y que nadie nos puede llevar la contraria ya que esa persona será la que no tiene la razón.

Es por ello por lo que el exceso de confianza puede llegar a ser un problema, pudiendo acarrear imprudencias a la hora de manejar la información del exterior. Además se puede pecar de arrogancia derivada de la ignorancia que se posee de uno mismo. Y es que, en general, las personas que actúan con exceso de confianza lo hacen debido a un sentimiento de inferioridad o inseguridad y es por lo que se aíslan en una actividad que controlan.

En definitiva, no debemos actuar en ninguna ocasión con exceso de confianza, ya que puede hacer que las acciones que creemos que son las correctas, no lo sean para otras personas y que su respuesta hacia nosotros, no sea la esperada, por lo que el impacto sería mayor. Debemos tratar de tener un equilibrio a la hora de actuar, ser prudentes y comportarnos con naturalidad para llevar a cabo nuestras acciones de la manera más correcta.

2. Desconfianza:  

Al igual que no debemos actuar con exceso de confianza, tampoco debemos hacerlo con desconfianza. Cuando una persona es de carácter desconfiado tiende a pensar mal de los demás, generalmente sin ninguna razón aparente, sino por percepciones e ideas que uno mismo se hace y  le hace tener un cúmulo de ideas negativas sobre las acciones que llevan a cabo el resto de personas.

Una persona desconfiada puede malinterpretar una mirada o un gesto de otra persona, lo que le lleva a poseer un sufrimiento constante. Esto es debido a que esas personas están continuamente creyendo que se les va a hacer daño y que se les quiere engañar.

Son varias las características propias que poseen las personas desconfiadas. Por un lado, este tipo de personas son reacias a confiar o intimar con los demás, por lo que generalmente tienen problemas al relacionarse socialmente con el resto. Esto es debido a que creen que la información que puedan compartir con el resto pueda ser utilizada en su contra. Por otro lado, estas personas malinterpretan cualquier elemento positivo que les pueda aparecer y se lo toman como una crítica, lo que les hace poseer mucho rencor dentro de ellas.

Hemos podido observar que el hecho de ser desconfiado es igual de negativo que el de tener exceso de confianza. Y es que el ser desconfiado no tiene sólo consecuencias negativas para ellos mismos, sino también para su entorno ya que son personas muy difíciles de llevar.

3. Pérdida de confianza:     

Al igual que del amor al odio hay un paso, de la desconfianza a la pérdida total de la confianza hay otro. Y es que siempre se ha dicho que la confianza es difícil de obtener, fácil de perder y casi imposible de recuperar. Cuando una persona es muy desconfiada con los demás, deriva a que sea desconfiada con ella misma y que finalmente acabe perdiendo la confianza total.

Esa pérdida de confianza es ocasionada por la necesidad que tienen algunas personas de compararse con el resto sin entender que cada persona es única y diferente. Cuando se pierde la confianza, se pierde la calma y es muy difícil encontrar la paz.

Volver al incio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s